domingo, 20 de noviembre de 2011

cuidao, que viene el camión

Al igual que hicimos en semanas anteriores con "los tontos del mechero" hoy vamos a dedicar el reportaje  a  todos estos "reyes de la carretera" que a manos de un camión se creen los amos del vial.


Por suerte o por desgracia nos tocó vivir en una zona minera en la que el trasiego de estos mastodontes era y es constante. Nosotros, los jóvenes de la zona alta del concejo, podemos ser considerados como la generación del camión, pues hemos crecido y convivido con ellos. Cuando eres niño te impresiona verlos, luego vas creciendo y contigo la indiferencia hacia ellos, pues cuando eres joven hay mejores cosas en las que pensar.Es en el momento en el que te haces mayor cuando sufres en carnes propias las perrerías de esos sabios del volante. 

Hablamos de los Victorinos, todos aquellos camioneros sin escrúpulos que rondan nuestras carreteras compitiendo por llegar antes que el otro. Emisora en mano, van avisándose del poco trafico con el que se encuentran y no dudan en pisar acelerador y suponer un verdadero peligro para los pocos que transitamos la carretera. No creas que los Victorinos te darán paso en las zonas de carretera en las que haya mala visibilidad, pues a lo Fernando Alonso, competirán contigo para que no les adelantes y pobre de ti que tengas la mala suerte de llevarlos detrás, harán todo lo posible para que te eches a un lado.


La entrada a los pueblos la harán como caballos desbocados incumpliendo en muchas ocasiones la señalización, pueblos en los que la mayoría de habitantes son personas mayores, que ante semejante velocidad no reaccionarían de ninguna manera. 

Las historias se repiten y no es desconocido para nosotros los accidentes de estos señores. No es raro verlos   en el mejor de los casos empotrados en una cuneta o un prado y en el peor, poniendo fin a sus vidas por Pedracos. 

Basta ya de tanta tontería, pues que conozcáis la carretera y tengáis ganas de arriesgar vuestra vida no os da derecho a arriesgar la de todos los demás. Dejar de hacer de estas carreteras comarcales verdaderos circuitos y andar como Dios manda. Vivimos en una zona minera en la que los mineros arriesgan su vida día a día, como para que encima también vengáis vosotros a ponernos en peligro. 


Tenis la suerte de transitar por los pueblos sin ley en lo que todo vale y en los que nadie os controla, convirtiéndoos en los amos de la carretera. Me gustaría saber cuántas multas les ponen a estos señores o si realmente se les ha puesto alguna por conducción temeraria o exceso de velocidad. 

Los habitantes de Cerredo, Degaña e Ibias seguiremos sufriendo en silencio el abuso de estos locos, que se creen que por tener un vehículo con mayores dimensiones mandan en la carretera y pueden conducir por ella como les de la gana. Espero que este reportaje sirva para algo, y lo lea quien lo tenga que leer, a ver si de una vez se dan por aludidos y empiezan a aplicar medidas de seguridad que frenen el abuso de estos camioneros.

Desde aquí animo a que todos vosotros contéis las verdaderas perrerías que habéis sufrido y el miedo que habéis pasado delante, al lado o detrás de un camión. 

12 comentarios:

Ángel Fernández dijo...

Hay que dar ejemplo, asi que empiezo yo. Con un mes de Carnet y coche nuevo, se me metió en la cabeza hacer mi primer viaje a Ibias. Con más de 6 horas de conducción y encima primerizo, llegué a Cerredo con tan buena suerte que me tope con uno de estos "majos" del volante. Yo iba delante, con mi L detrás y con el respeto que te puede causar esta carretera cuando la recorres por primera vez en coche. El tío se puso detrás y empezó a acelerar, presionando para que yo también lo hiciera ((le importaba poco que yo llevara la L))pues, cuando me quise dar cuenta, lo tenía adelantándome por el carril izquierdo. Justo cuando estaba en paralelo y decidido a darme un pasote, viene otro coche y os juro que si no llevo a pegar un frenando, me traga, sin ningún tipo de reparo, pues ni corto ni perezoso pegó un volantazo para volver al carril derecho por el que yo iba.

Desde aquí le mando recuerdos al desalmao ese que conducía ese día el camión.

El chapras dijo...

La verddad Angel es que tienes razon en cierto sentido,hay mucho"rey del volante",pero tambien una mayoria de profesionales muy cualificados.Tú no te toco circular con esos mismos camiones,cuando la carretera estaba sin ensanchar,pero yo que soy bastante mas mayor sí,y te puedo asegurar que preferiamos encontrarnos con ellos que con algun "fitipaldi" de la zona,no me digas de donde sacaban el espacio,pero en aquella "carrieira" a poco que redujeras algo te cruzabas co ellos sin problemas,quiza por que entonces era mas responsables,(hablo de Balboa,Campelo etc,etc,personas con cierta edad y muchos años al volante)y no les exigian un horario con un minimo de viajes como ahora.
Te voy a contar la anecdota al contrario,por la zona de Torga pasaba todos los dias Gerardo,con un Mercedes con caja y remolque cargado de madera,pues yo y mucha mas gente nos cruzabamos con el en alguna curba sin tener que para ninguno de los dos,sin embargo con muchos vecinos de la zona parabas y todavia te "limpiaban" el espejo retrovisor.Asi que no digo que no tengas razón,pero no todos son igual.

Rio Sil dijo...

Primero tomaron Laciana, ahora os toca a vosotros

aviouga dijo...

Angel, yo también quiero dar mi humilde opinión, y por eso reitero las palabras del Chapras, pues es cierto que aunque aquello no se podia considerar una carretera, a muchos de nosotros nos salieron los dientes circulando por ella y encontrabamos verdaderos profesionales al volante, que respetaban y sobre todo tenían "cortesía", una palabra que la mayoría de los camioneros de ahora no conocen; recuerdo leer esta palabra cuando estudiaba para sacarme el carnet de conducir; ahora no debe de venir en el libro.
Pero a pesar de todo vamos a pensar que hoy todavía hay muchos y buenos camioneros y por lo tanto no vamos a meterlos todos en el mismo saco.

Un saludo

Anónimo dijo...

Ahora nos toca padecerlos en cangas,son auténticos terroristas de la carretera.
No se que va ocurrir como sigan asi y no tomen alguna deteminación

Anónimo dijo...

Chapras, Gerardo solo hay uno. Los camioneros antes eran mucho más responsables que los de hoy en día. si vas a Oviedo por el corredor del Narcea, sabrás lo que es bueno, son unos irresponsables, no te dan paso, no te dejan adelantar, se ponen chulitos, de verguenza, y a esos no los para tráfico.
Por la carretera de Luiña pasé hace pocos días, y la verdad es que pasan bastantes camiones, subiedno el capillo llevaba uno delante que no me dejaba adelantar, de verguenza.

Gonzalo de Suárez dijo...

Yo los sufrí en mis propias carnes.
Bajando el Capillo me tope con uno de estos "Victorinos" que despues de echarme a la cuneta y ponerme la rueda encima del capó, negaba su culpa...
Se limitó a llamar a contarselo a su jefe por teléfono,por lo que supongo que al momento alli se personó la Guardia Civil. Hablando primero con el camionero, sin preguntarme por qué mi coche estaba casi aplastado en la cuneta...
su sentencia fue: como la calzada es muy estrecha, cada uno que se haga cargo de sus desperfectos.
Toma ya! Me arrolla,casi me pasa por encima un camíon y encima yo tengo que pagarme 200 mil ptas. de arreglo.
Y el camionero a seguir jugando al Excalestric sin casi un rasguño.
Menos mal que yo bajaba, que si no, me lanzaba a Fondoveigas y no lo contaba.
Mi caso no es el único, conozco muchos más.
Circulan por esas carreteras sin control y pienso que ya que otros no lo hacen, por lo menos los alcaldes de esta zona deberían intentar frenarlos de alguna manera.

El chapras dijo...

Vamos a ver,yo y alguno mas comentamos de los camioneros de antes,nada que ver con lo que hay ahora,para decirlo claro,unos sinvergüenzas,en el anterior comentario aclaro que no todos son igual,aunque los decentes son minoria.Se les puede parar los pies,incluso quitarles la chuleria,cuando se bajan del camion muchos de ellos se vuelven muy pequeños y no de tamaño precisamente,lo digo por experiencia propia,mucho ladrar desde la cabina,pero despues en el suelo se arrugan como los demas,otras veces se los paran ellos solos contra algun taluz,como paso estos dias cerca de Cangas,y alguno lo pago con la vida,aunque a veces no es el que mas corre al que le toca la china.Ademas no hace falta ir a Cangas,Cerredo ó Tormaleo,el otro dia en la A66 un camion polaco(de Polonia que no haya confusiones)haciendo caso omiso a los tres coches que lo estabamos adelantando por el carril izquierdo,salio como una bala por el simple hecho de ir picao con un camion español,no nos aplasto a todos de milagro,y encima riendose y haciedonos cortes de manga,5 coches mas atras venia una patrulla de trafico que vio toda la maniobra,no dijo ni pio,si el camion fuera español entonces seria otra cosa,pero estos como la multa va al pais de origen y no la pagan les importa un pito,y a los de trafico de aqui como no la recaudan,iden de iden.Repito lo de antes,aun hay camioneros decentes,aunque no lo parecca.

Anónimo dijo...

Este viernes 18 de noviembre de 2011, dos de estos "pilotos" entraron en Cerredo a 60km/h. En un paso de cebra uno tuvo que parar, porque cruzaba un señor, encima le puso mala cara por hacerle parar. La agrupación de Tráfico debería de tomar cartas en el asunto pero creo que no las toma por que seguramente una vez sancionados en Oviedo habrá alguien para quitarlas no vaya a ser que se enfade "don" Victorino y llevemos las de perder…. Así nos va.

Anónimo dijo...

pues yo vi como un profesional del volante, es decir un camionero daba paso a un coche con un novio que iba a casarse y de frente venía otro camión. Ese día un poco más y lo que parecía boda casi se convierte en funeral.

Yo no voy a decir nada de todos pues todos no son igual pero hay una generación circulando por esos lares que mete medo

Pablo dijo...

Ainss cuantas veces se nos pusieron de corbata adelantándolos?!!Más de una!!

Hay de todo como en todos los lados, pero son un tanto peculiares...

Está muy bien lo de la generación del camión...jejjee

un saludo

Pablo dijo...

A propósito en Cangas es un horror lo de los camiones, el hecho de que convergan dos carreteras principales por centro ciudad es todo un handicap a añadir al ya por sí atascado tráfico cangués. Además pasan a sus anchas.