domingo, 31 de enero de 2010

A casa del Roxo

El siguiente protagonista del blog no es un precioso monte, un pueblo apartado ni un homenaje a alguna que otra persona. Hoy el protagonista del reportaje no es otro que una casa de inmemorable belleza e incalculable valor sentimental para aquellos que la atesoran y que muy amablemente se prestan a enseñar a todo aquel que quiera recrearse visualmente.

Si hablamos de sencillez, nostalgia, pasión por lo antiguo, herencia y conservación, si hablamos en definitiva de tradición no podemos dejar pasar por alto, ni dejar de conocer los misterios que esta casa ofrece tanto por dentro como por fuera.

Me atrevería a decir que en todo Ibias no hay una que guarde tantos tesoros pero ya sabéis, hay que ser prudente ya que en el rinconcito más monótono puede haber escondida alguna que estimule los cinco sentidos.

Ibias en sí es un gran tesoro que guarda pequeñas joyitas como esta gran casa situada en la aldea de Villaoril, custodiada por una familia, la del Roxo empeñada en mantener hasta nuestros días el patrimonio heredado.

Su robusta fachada de piedra ya te hace fantasear con su interior. Contemplándola por fuera ya anticipas lo impresionante que va a ser su interior. Si hablamos de historia ya os imaginareis que a esta casa no le faltan mil y una que contar, sus entrañas han hospedado a grandes personalidades de la época que sucumbidos por la belleza de la misma no podían resistirse a pasar la noche en ella.

Su escudo fecha la construcción de esta casa en el año 1746 aunque los dueños tienen constancia que estaba en pié al menos 100 años antes. Pertenece y siempre ha pertenecido a la misma familia: -los Sal de Rellán- que desde tiempos inmemorables la han venido habitando. En la actualidad cuenta con los mejores moradores que puede tener una casa de este estilo, personas que apuestan por ella y que lejos de modernizarla y ponerla actual se afanan en restaurarla y no dejarla caer en el olvido.

Imaginaos cuanto tiempo, dinero y trabajo cuesta mantener una vivienda de tal envergadura. Pocas veces se hacen las cosas bien en Ibias pero cuando se hacen hay que reconocerlas, por eso felicito desde aquí a su actual propietario Manuel del Rio por tener tanto cariño a la casa que le vio nacer y crecer.

Entrar en ella es como retroceder en el tiempo y comenzar a vivir en el Medievo recorriendo callejones empedrados, comedores embrujados, bodegas lúgubres, solanas entabladas que crujen con el paso de los pasos y que hacen sentir por un momento el sudor frío del miedo en la frente.

Mayor mención merece la espectacular cocina vieja que alberga la morada y que durante muchos años, ha servido para dar calor a la familia y a muchos de los vecinos de Villaoril que tuvieron la suerte de calentarse en ella. La conocéis de sobra, la gran María y muchísimos de los blogueros la han publicado ya, yo he caído en la tentación y hoy también lo hago:

¿Qué os parece si nos damos un paseíto por la habitaciones? Abrir los ojos y contemplar el mimo y gusto con el que la familia del Roxo cuida todos y cada uno de los detalles. Una de ellas es la de María del Roxo ... pero ¿Cuál? jajaja.


¿Queréis ver más? ¿Seguimos con el recorrido? Os voy a enseñar tres lugares de la casa que a mí especialmente me encantaron:

El primero de ellos no es otro que el corredor, lleno de encanto y plantas que le dan vida. De primeras, no estaba cerrado pero Manuel del Rio decidió hacer con sus propias manos un cerrado en madera que significa a mí entender un gran acierto:

El segundo de ellos es el que yo denomino " el lugar del pan", una sala específica que guarda no uno si no dos fornos de pan y que alberga todo el instrumental para hacerlo. Una verdadera joyita digna de un museo:

Por último una impresionante solana que cuenta con escritorio propio y que era el lugar donde se albergaban a los huéspedes. Es impresionante tanto la belleza como el grado de conservación que tiene pese al paso del tiempo y una verdadera maravilla que haya llegado así hasta nuestros días:

Concluyendo ya el reportaje, os voy a enseñar un poquito la parte inferior de la casa dedicada actualmente al almacenaje de productos pero que como el resto de partes de la vivienda no tiene ningún desperdicio:

Tras esa puerta hay una bajada por peldaños de madera que da acceso a la parte baja de la morada, si andamos un poquito nos encontramos con otra de las cocinas con las que cuenta:

y ahora os voy a enseñar una verdadera reliquia: "a maseira de pelar os gochos", a mi me impresionó por eso del tamaño, a vosotros no sé pero dudo que hayáis visto alguna vez semejante mastodonte:

Por último la bodega, fijaos en lo impresionantemente ordenada y cuidada que está, es un verdadero gusto para la vista poder abrir la puerta y ver las cosas tan bien organizadas:

Esto ha sido todo amigos, se me han quedado mil cosas en el tintero pero como siempre, he intentado reflejar lo más importante de esta impresionante casa. Me gustaría que disfrutarais viendo las fotos tanto como lo hice yo cuando una mañana de agosto, las puertas de la casa del Roxo se abrieron para mí y pude contemplar maravillado y con algo de envidia sana, la belleza que se escondía tras esas robustas paredes de piedra.

21 comentarios:

MARIA I. dijo...

Preciosa joya, que Maria y su familia disfruten de ella muchos años.... saludos

eminosuke dijo...

Todo impresionante. Y.. ¿qué nos dices de los cierres que convierten en inexpugnables las alcobas?.

Alfon dijo...

Muy bonito el reportaje, la casa es muy bonita y esta muy cuidada enhorabuena a sus propietarios. Angel me gustaria nos informaras como van las obras de la carretera Cecos Luiña.Un saludo.

Jose de Mingo dijo...

Un gran artículo para una gran casa. Enhorabuena.

El Bao dijo...

Eso si que es una casa señorial, con tantas habitaciones, despacho,cocinas, bodega y los detalles que con tanto gusto la adornan, sin desentonar nada, parece que en esa casa el tiempo no ha pasado, enhorabuena a sus propietarios por conservarla de esa forma, ya que en Ibias, parece que hay muy pocas personas que saben lo que es una rehabilitación, la mayoría optan por la renovación y arrasan con todo el encanto de lo que tenían sus casas para construir mamotretos que desentonan totalmente en el entorno. No quiero que nadie se sienta ofendido, pero si un toque de atención al ayuntamiento de Ibias que es quien concede las licencias de obras y no mira lo que se construye.

Gonzalo de Suárez dijo...

Muy buen reportage Angel, enhorabuena a los del Roxo por conservar intacto todo ese patrimonio familiar, salud para disfrutarlo.

Xastre dijo...

Admirable la labor de la familia. Pero ya podéis tener cuidado en la Casa de El Roxo que, con tantas cosas antiguas en ella (y no me refiero a María, malpensados), igual viene el Principado y os nombra un "experto" para gestionarla y hacer un inventario. Ejemplos recientes no faltan. Y, por cierto, ¿qué tamaño tienen los cerdos en Villaoril? ¡Menudu maseirón!
Haxa salú.

Rosa cunqueira dijo...

Es una suerte el visitar la casa del Roxo, asi como escuchar a las personas que habitan en ella parte de las hisotrias que por la casa pasaron, me impresiono la vez que entre alli y senti viva una casa antigua donde seguramente pasaron miles de historias que nos hacen pensar si las casas aunque quietas como estatuas vigilan todo lo que alrededor de ellas pasa
Maria ya sabes a contar jajaj

Anónimo dijo...

Preciosa casa, adentrarte en ella significa sentir muy de cerca el pasado, volver a revivir lo antiguo, lo verdadero.

Felicidades a los del Roxo por esta joyaza que han conservado hasta nuestros días.

María comenta la entrada que queremos saber tú opinión, jeje.

Miguel Bueno dijo...

Y lo mejor de todo es que está viva, palpita el ayer, pero se ve el dia a día.
Esplendido reportaje.
Expresiones
Piedra

Sr. Hessen dijo...

Hola, bonas noites: agora sí que tengo un bon motivu pa dir a Villaoril, polo que puedo ver tamién yia guapa per fuera, p´allá voi tirar. Un saludín.

bueres dijo...

Tienes que que visitar, igual lo conoces ya, el impresionante legado etnografico de casa Txileiro de Sisterna, esa a mi juicio es la mayor colección del occidente en objetos antiguos. Desgraciadamente, no esta expuesta como debiera, para el valor que tiene.

Ángel Fernández dijo...

Hola a todos/as

¿habéis visto que impresionante casa? ¿Quien dijo que en Ibias no hay patrimonio cuidado? jejeje.

Eminosuke en castellano por Dios...jejeje

Alfon... estoy en ello, vivo lejos de Ibias y lo que pides es difícil... pero no imposible.

Sr hessen: te animo a ir a Villaoril, te vas a quedar con la boca abierta!

Bueres: no la conozco pero sin duda habrá que ir a hacerle una visita.

Sr. Hessen dijo...

Hola, lo de Villaoril ta n`axenda, yá tuvi esplorando´l territoriu, taba tan malo que nun m´animé a entrar (apreveché pa tirar hasta Taladrid); conozo bien el Muséu de Don Enrique (Tixileiro), yia muito interesante, tanto´l contienente como´l conteníu. Un saludu dende Astierna.

El chapras dijo...

Para los que no la visitaron(con permiso de la familia claro)no saben lo que se pierden.
La carretera Cecos-Luiña,esta en Torga,informacion del dia 2 de febrero que fuí a Torga.

vazquez74 dijo...

Es una suerte disfrutar de una casa así y saber conservarla como se merece.

su dijo...

Me encanto la página esta preciosa, esta bien que aun quede gente en Ibias informando y recuperando información, que no nos olvidemos de Ibias ya que por desgracias muchos no hemos tenido que ir.Me encantaria poder ver la casa del Roxu es posible? gracias Un gran Saludo

Coral dijo...

Hola Soy hija de Manolin de la casa de Guerra y he visto el reportaje que has hecho sobre el pueblo de mi abuela, Rellán. Te ha quedado muy bien, y la familia agradece la mención que se hace a los que ahora no están con nosotros.
muchas Gracias.
Un Saludo.

enrique dijo...

Muy bonito reportaje de una casa extraordinaria con todos los enseres muy bien conservados, justo es reconocerlo y desear que Maria y su familia la disfruten.
Lo que mas me gusta por los recuerdos que me trae es el guindaste y la garmalleira.

Belen (Villaoril) dijo...

Preciosa, la tienes muy bien conservada, toda la vida viviendo al lado y nunca pensé que fuera así. Muchas de esas cosas las conservamos o eso creo, ya hace tiempo que no voy por ahí. Me alegro de que haya gente que todavía aprecie esas cosas.

Anónimo dijo...

Jesus- dice ,soy de Argentina, pero mis padres eran espanoles y mi abuela se llamaba Suarez de Figueroa Sal de Rellan ,podrias decirme si crees que hay algun parentesco ??? Gracias
mi mail es : jesusdigon@yahoo.com.ar