martes, 19 de enero de 2010

Supermercados Riosa

Dicen que cuando eres pequeño, hay pequeños momentos que tu mente fotografía y estos jamás se borran de ella, permanecen en el recuerdo y a menudo van aflorando permitiéndote hacer un recorrido por tu pasado.

Esta mañana ha venido a mi recuerdo un personaje bastante especial. Formó parte de parroquia durante mucho tiempo y seguramente fue una persona muy querida en ella. Recuerdo ver pasar su camión, blanco por cierto, casi todos los días por debajo de La Lamela o como llegaba a los pueblos, abría las puertas del camión y empezaba a vender la mercancía.

Seguro que muchos de vosotros ya sabéis de quien estoy hablando y no os hará falta leer más, hablamos de RIOSA, una persona que hizo bastante por la parroquia, apostó por ella, que no es poco, montando un supermercado para proveer de víveres a los aldeanos de la misma y como cuando se es empresario, hay que tener visión de futuro y relanzar constantemente tu negocio para poder ofrecer esa satisfacción que todo cliente busca y que será la clave del éxito de tu empresa. Riosa pensaba en todo, por aquella época, eran pocas las familias que tenían coche para desplazarse y muchas las personas mayores que no podían llegar a hacer la compra hasta Luiña, por eso empezó a vender de casa en casa con su camión.

¿Quién no recuerda a Riosa al lao de su casa? ¿Quién no tiene una taza, un pocillo, una vajilla de este hombre?
Son muchos los años en los que volante en mano recorría los pueblecitos de la parroquia y el día que candado en mano cerró el supermercado, muchísima gente se vio sin medios para hacer algo tan cotidiano como la compra.
El supermercado se encuentra hoy en día cerrado y a medio desmontar aunque todavía se pueden atisvar los restos de lo que en su día fue.

Recuerdo que cuando era pequeño entraba mucho en él, más por el interés que por otra cosa porque Riosa nos daba chicles y entonces había que hacerle la visita...jejeje.

Nada más entrar estaba la caja, con Ana por aquel entonces de Buso y ahora de la Serra a la cabeza, si avanzabas por la derecha te encontrabas una fila de congeladores y todos los lineales que albergaban la mercancía. Lo más chocante del supermercado era que en la parte trasera tenía un videoclub de películas que podías alquilar y que durante mucho tiempo supuso un gran acierto, la gente las alquilaba mucho. En frente de la caja se encontraba la carnicería y ese era el puesto estrella de Riosa, siempre estaba ahí. Si seguimos con los recuerdos, me acuerdo de como partía las chuletas y de ese gran calendario que mostraba el cuerpo de una mujer en todo su esplendor, ¡no podía fallar!

Ya veis amigos, hoy me he puesto a recordar y me ha venido a la memoria este gran hombre que en cierta medida ponía los medios para darnos a todos de comer, espero haberos puesto en funcionamiento las neuronas para remontaros al pasado, para trasladaros a momentos mejores, para haceros vivir el mismo recuerdo que el que esta mañana he tenido yo.

13 comentarios:

El Bao dijo...

Me confluyen dos Riosas en la cabeza, ese concejo que atraviso cada vez que subo al Angliru y también aquel paisano que llegaba al pueblo con el camión cargado de todo tipo de víveres y fruta fresca. Sigo comprando a los camiones que llegan a mi puerta, solo que ahora tienen otro nombre, Merkastur, Bofross, Panadería La Flor etc...

El chapras dijo...

Bueno Angel, Riosa era el padre,el jefe,o como quiera llanarsele, pero tambien hay qe recordar a Carlos y a David,sobre todo Carlos que era el que estaba siempre.En la matanza no le importaba despues de cerrar el super ir a partir un xato o cualquier otra cosa sin cobrar un duro.

Gonzalo de Suárez dijo...

Fué una pena, su cierre y también que nadie se hubiese decidido a seguir con el negocio, porque podías hacer la compra sin tener que desplazarte a Cangas o Villablino. Como tú bien dices, RIOSA, es una buena persona, muy servicial y atento igual de atenta era su esposa Nina ensu tienda de Caboalles de Abajo;
Recuerdo cundo coincidiamos en Sisterna, e ibamos al bar del Zapateiro a comer a torticha da Marinía, como el decía, que las hacía muy ricas por cierto.
Un saludo.

Casía dijo...

yo conocí a otro Riosa, un minero endurecido por el trabajo pero con un corazón de oro

Gemmi (Lamela^^) dijo...

¡¡Hola Ángel!!
Lo primero de todo enhorabuena por este gran blog que encontré por casualidad y la verdad que esta curradísimo!
Vaya montón de recuerdos que me han venido...la verdad que nuestra infancia allí fue de lo mejor. Espero seguir leyendo cosas tan interesantes y emotivas como las que he laído hasta ahora :)
Un abrazooooo!

Carlos de Sebastián dijo...

Riosa también pasaba por Degaña con su camión blanco.

Ángel Fernández dijo...

Gemmillaaaaa jejeje... pues anda que ya te vale, si ya llevo 1 año y 5 meses escribe que escribe.... eres la última que no lo sabía..jejjee.

Si hay otra Gemma que escribe y yo me creía que eras tú... no se puede fiar uno de los nombres.


Un saludo muy grande y tanto a tí como a Casía bienvenidas a la ciber Ibias..jejeje

Pixina G dijo...

Los primeros flanes de Danone que yo comí se los compró mi madre a Riosa en el Marinán, me supierón a gloria. Yo andaría por los ocho años, me pasaba la semana, esperando por Riosa para la cata de nuevos flanes.Siempre que me paso por el super y los veo, me recuerdan a Riosa.

MARIA I. dijo...

Recuerdo a Riosa con su camion blanco repartiendo, pero tambien recuerdo otros comerciantes que vendian mercancia en ibias, Como el de Prada a Tope, que iba con un coche , con muchas cosas colgando para hacerse ver y megafono, este si que tenia vision de negocio, no recuerdo como se llamaba por aquel entonces, pero a hecho una buena empresa, saludos Angel

Sr. Hessen dijo...

Hola, bonas noites:¿en qué zona tenía la tiendina? Un saludín d´un itinerante.

Ángel Fernández dijo...

El supermercado estaba en Luiña, subiendo el puente te lo encuentras de frente.

Un saludito!

Sr. Hessen dijo...

Muitas gracias.

Bob Fisher dijo...

Quien se pudiera asomar a esa ventana que muestras y pasear para contemplar esas fotos que expones. Hermosos rincones.

Un cordial saludo.