jueves, 8 de julio de 2010

Los juegos de Ibias

¿Nunca os habéis preguntado a que jugaban vuestros padres? Sin muñecos, ni coches de juguete, ni balones y en muchos casos sin mimos ni gracia por parte de sus padres, la única alternativa para pasárselo un rato bien era tirar del ingenio e imaginación para dar forma a esos cachivaches que les hacían fantasear un rato y les alegraban un poco más la vida.


¿Ya tenéis ganas de saber cuáles eran verdad? pues vamos allá, no os voy a hacer perder más el tiempo.

LAS PIPAS: Quien no ha fantaseado alguna vez en su vida con ser el flautista de Hamelin, desde luego nuestros padres lo hacían y me consta que algunos llegaban a tocar la pipa como verdaderos profesionales. Se hacían de tiras de corteza de salgueiro o castañeiro. Sobre una vara de la misma madera iban retorciendo la tira hasta darle forma redonda y antes de quitarle la vara le hacían los agujeros que servirían para crear melodías.

EL ESCONDITE: Este ya os suena más ¿verdad?, pues si, también jugaban a el por el medio del pueblo o en el monte cuando iban con las vacas. La metodología era muy similar a la que llegó a nuestros días. Uno contaba y los otros corrían como alma que vio al diablo a esconderse, el primero que fuese descubierto se la quedaba y le tocaba contar y si alguno era más avispao y conseguía llegar a casa sin ser descubierto, se salvaba él y todos sus compañeros.

EL CASCAYO: Para que explicarlo, si lo conocéis de sobra:

LA BIGARDA: Para que después digan que los "Yanquis" lo inventan todo. Su más que conocido juego: el Béisbol, se inventó en Ibias, eso sí, a lo rústico. Se jugaba con una vara de avellano que servía a modo de bate para pegarle a una especie de tronco de madera "tranco". Aquel jugador que consiguiera pegarle 4 veces seguidas al "tranco" ganaba la partida.

LOS BOLOS: No os imaginéis las típicas partidas de bolos que podéis echar con los amigos, las de los niños de Ibias, eran más especiales. Los bolos eran sustituidos por piedras. Había dos, una colocada a unos 20 metros y otra unos 10 más atrás. Se cogía una piedra pequeña "grouño" y había que acertarle a las dos piedras, si le dabas a las dos dentro de la misma tirada conseguías una puntuación de 30 puntos. El que antes llegara a 500 se proclamaba vencedor de este curiosísimo juego.


LOS CARROMATOS: Cuantos disgustos darían a las madres montados en estos cachivaches. Eran muy típicos en Ibias, a los nenos les gustaba mucho jugar con ellos, primero haciéndolos y más tarde probando una y otra vez esa creación que surgía de la imaginación. La estructura era básica, una tabla sobre la que poder montarse, unas varas a modo de eje sobre el que montar las ruedas, otra vara a modo de dirección para poder mover las ruedas delanteras y las ruedas. Estas no eran nada fáciles de hacer, se necesitaban buenos serruchos y alguna que otra dosis de paciencia para conseguir el redondeo de la misma.

Por lo visto, el artilugio solo funcionaba en cuestas donde cogía bastante velocidad, a si que imaginaros el peligro de estos inventos. No era raro que las madres pillaran el "broso" y lo hicieran añicos, eso sí, respetando las ruedas que le costaban mucho trabajo al neno.


Ya veis los intentos que hacían nuestros padres para pasar un poco el rato, seguro que vosotros sabéis alguno más....

... Animaros y contárnoslo.

5 comentarios:

pablo dijo...

Sin duda alguna haber jugado a alguno de todos estos juegos significa que ya van cayendo los años poco a poco encima ya que prácticamente los damos por extinguidos. Una actualización ésta para sentirse orgulloso de haber sido un crio que creció a pie de calle y además de pertenecer a la última de las generaciones que puede presumir de ello (la de los80) como tú mismo Ángel. Generación la mia que no se ha dejado absorver por las maquinitas....que nunca desparezcan y que siempre los sigamos transmitiendo a nuestros hijos como forma de jugar y relacionarse con otros niños...

MARIA I. dijo...

Cuantos recuerdos de estos juegos, yo tenia muñecas y juguetes pero, me gustaba jugar con todos, así que me hacia mis muñecas de trapo para mi y mis amigas, era ingeniosa, lo cacharritos eran tapas, latas y las pizarras que hacíamos comida con las moras, las aplastábamos, y así nos loas comíamos, los chicos si que eran ingeniosos, hacían su prado con los canales de riego, sus molinos, por todos los sitios había prados... preciosos.... en las noches de verano jugábamos a tres navíos hay en el mar...otras veces éramos artistas fabricábamos nuestro escenario, cantábamos o tocábamos instrumentos imaginarios.......había mucha unión, mucha amistad.......íbamos a la escuela y trabajábamos en casa colaborando con las tareas del campo.. pero nos divertíamos muchísimo……. Un saludo

Gema Q dijo...

Angel que grande!!!
Impagables las carcajadas durante la comida. Es que mi padre fue uno de los mas pillos del pueblo!!!
Un saludo

Ángel Fernández dijo...

Me alegro Gema, siempre es bueno hacer recordar y sobre todo reír a los los mayores.

Te aseguro que no fue el más pillo, los había peores...jejeje.


Cuidate y a seguir pasándolo bien con parroquia de tormaleo!

Manolo dijo...

ANGEL QUIZAS YO SEA EL MAS VIEJO QUE ESCRIBO AQUI,MI HICISTE RECORDAR LA FLAUTA QUE HACIAMOS CON EL PALO DEL CASTAÑO Y QUE BIEN TOCABAN ALGUNAS, MI HERMANO LA TOCABA MUY BIEN YO REGULAR, EL PRIMER JUGETE QUE TUVE YO FUE UN CARRO, UN VECINO ME LO HIZO, Y CUANDO IVA CON LAS OVEJAS ME GUSTABA MUCHO LLEVAR LA NAVAJA HACIA COSAS CON LA MADERA, Y EL PRIMER JUGETE BUENO FUE UN VECINO QUE TRABAJABA EN LAS MINAS DE CABUALLES DE ABAJO ME REGALO UNA ARMONICA NUNCA DESFRUTE TANTO UN REGALO COMO ESE, NI ME REGALARAN 100O PESETAS Y APRENDI A TOCARLA.
GRACIAS ALGEL POR RECORDAR NUERTRO PASADO