domingo, 9 de enero de 2011

La belleza de Marentes




Hoy vamos a hablar de uno de los pueblos con mayor belleza y personalidad con el que actualmente cuenta el concejo de Ibias.


Deben ser las vistas que tiene, la tranquilidad que se respira o la cordialidad con la que los vecinos te reciben pero es entrar en Marentes y sentirte incluso más a gusto que en casa.


Último pueblo de Ibias actúa como frontera divisoria de culturas y tradiciones. En él, se mezclan las dos culturas (Asturiana-Gallega) para dar como resultado uno de los pueblos con más personalidad del concejo.


Fue coto bajo la jurisdicción de la casa de Ron hasta que en 1827 se agregó al concejo de ibias. De esa época se conserva en un estado de ruina La Torre de los Ibias más conocida como El Castillo de la que sólo se conservan los muros al borde del embalse de Salime.


No es el único resto de grandeza y poderío que ostenta el pueblo de Marentes, dos de sus casas, la del Salón y la de Barreiro cuentan en su haber con sendos escudos. La casa del Salón, actualmente en ruina, cuenta en su fachada con el escudo de los Peña fechado en 1663 mientras que la de Barreiro cuenta con un blasón fechado en 1564 en el que se lee: " hízome Álvaro de Marentes"


No son las dos únicas casas de Marentes, así la de Vega, Ispieira, A groba, Furelo, Rogelio, Corvo, Ferreiro, Queitano, Rodil, Coxo, Ouria, Matias, Abel, Napoleón, Casin, Carpinteiro, Comerciante, Molina, Quixoiro, Foxo, Chao dabaxo, Chao darriba, Arquide, Fonfría, Del Cura, A Cruz y Bartolo componen uno de los pueblos con mayor extensión del concejo (15km2) y mayor número de habitantes (40). Si algo hace especial a este pueblo es que mientras que sus vecinos pierden población año a año, Marentes, establece una variación de población en los últimos 8 años nula.


No podemos dejarnos en el tintero La casa del Ullo actualmente convertida en Casa Rural. Cuenta en su poder con 7 habitaciones con vistas privilegiadas a las cristalinas aguas del embalse de Grandas de Salime, amplios jardines, internet para que desconectar te sea más difícil y lo que para mí es la auténtica joya de la corona: Una Lareira cuidada al detalle.




Tampoco podemos olvidarnos de la panadería de Marentes cuyos panes son degustados por la mayoría de los habitantes de Ibias que sucumbidos ante el sabor de tal delicia lo compran como si de un manjar de reyes se tratara.


La arquitectura religiosa está representada en la Iglesia de Santa María Magdalena, patrona del lugar, cuya festividad se celebra el 22 de Julio. Conserva en su interior las imágenes de la Virgen del Carmen, Santa Lucía y Santa María Magdalena.


La antigua escuela ubicada en el fondo del lugar, es sin duda otro de los atractivos que guarda el pueblo. De estructura tradicional y estética similar a la mayoría de las que hay en el concejo, hoy guarda una imagen un tanto peculiar. Lejos de crecer grietas en sus paredes, a esta parece que lo que le crecen son parabólicas que enfocan en todas direcciones.


Para atractiva también la fuente del pueblo, reformada precisamente por ellos en 1992. Atesora en su poder un cartel que no da lugar a confusión: Fonte´lmediulugar. No es la única que tiene Marentes, A fonte de Vega, más alejada del pueblo y por tanto menos frecuentada por estos vecionos es la segunda en discordia.


Guarda también el lugar un antiguo molín comunal "A Treita" actualmente en ruinas pero bastante popular y utilizado en el pasado no muy lejano de este pueblo.


Marentes es tierra de vinos o viños como les denominamos en Ibias. La mayoría de las casas del lugar guardan en sus entrañas una bodega en la que el vino de casa cura en barricas de madera. De todos es bien sabido la hospitalidad de los de Marentes, no dudaran en ofrecerte en cuanto te descuides la prueba de ese vino.


En torno a esta cultura tan arraigada del vino nació hace ya bastantes años la fiesta del viño novo. Los vecinos iban de bodega en bodega probando el vino y celebrando precisamente eso, "el viño novo". La de hoy es muy distinta, puesto que es un encuentro entre culturas en la que no puede faltar el buen toque de gaita, la buena comida y por supuesto el vino corriendo por las venas. Llegó a albergar esta fiesta a personalidades tan importantes en el mundo de la música celta como Luar na Lubre o Susana Seivane.


Sin embargo, la principal fiesta de Marentes es la dedicada a Santa Magdalena, patrona del pueblo. Como tantas otras de Ibias, durante muchos años dejó de hacerse hasta que un grupo de vecinos hará unos ocho años la recuperaron. Se celebra el 22 o 23 de Julio a eso del medio día con la típica misa en la iglesia. Entrada la tarde, se realiza un pasacalles por el pueblo que acaba con el paseo de los músicos en un carro de madera.



Este carro tiene historia, puesto que el primer año que se volvió a celebrar la fiesta algunos de los vecinos al finalizar la noche, " cogieron prestado el carro" de una casa abandonada y pasearon al anfitrión que les había hecho pasarlo tan bien, tal aceptación tuvo, que ya se ha convertido en toda una tradición.


Ya veis, a Marentes no le faltan atractivos para que os acerquéis ha hacerle una visita. Si apostáis por Ibias y vais a lo seguro, no podéis dejar en el tintero a este pueblo. Me despido dejando una foto del embalse de Grandas de Salime a su paso por Marentes, para que podáis empezar a imaginar cómo será el embarcadero que actualmente está en construcción.

2 comentarios:

Pablo dijo...

cacho reportaje!!!empiezas el año con ganas...

buena gente, pueblo guapo y buen vino, que más se puede pedir?!

¡Saludo!

Anónimo dijo...

Hola

Muy bonito Marentes,y muy bien articulado en blog en general. Me gustaría saber en que fechas es a festa do viño novo.
Gracias.

Víctor.