martes, 9 de marzo de 2010

Os reises de Tormaleo

¿Qué pasa cuando se mezcla tradición y entusiasmo? ¿Qué pasa cuando los sentidos te impulsan a hacer renacer una costumbre muy perdida en Ibias?

Por cuarto año consecutivo los jóvenes de la parroquia de Tormaleo despliegan todo su arsenal de buen humor, desenfundan su instrumental de trabajo, quitan el polvo a los trajes y máscara en cara, se lanzan a pedir la limosna de aldea en aldea contagiando el buen humor mezclado con el llanto de algún que otro asustadizo crío.

Por cuarto año consecutivo llegan As tolas agitando as chocas, pegando con el folecón, amenazando con el rodalo a todo aquel osado usurero que se le pase por la cabeza escaquearse sin pagar el aguinaldo. Llegan metiendo ruido, asustando a los pocos niños que quedan, haciendo reir a los mayores que recuerdan los viejos tiempos, dando un poco más de vida allá por el pueblo que van.

En el otro bando y acompañando siempre a estos "extorsionadores" y roba sueños de niños tenemos a Os da Roupa boa, encargados de tranquilizar al personal tras el paso de estas bestias, regalar caramelos a los más pequeños y recaudar lo que la gente humildemente les va dando que va desde el típico combite, pasando por un billete que no amarga a nadie y acabando por alguna mala contestación eso si, siempre desde el cariño.

No podían faltar los cantares, ni os imagináis la de ellos que tenemos en Ibias, os reises de Tormaleo también cantan el suyo:

"Aquí venimos cuatro, cantaremos dos, señora denos limosna, denos limosna por Dios"

"La noche es muy larga y hay mucho que andar, denos la limosna si nos la a de dar"

En todo folclore y jolgorio que se precie aparece la figura del burro, los hay humanos y también animales. Antiguamente os reises de Tormaleo contaban con uno para cargar la recompensa conseguida. Hoy en día la modernización, los avances tecnológicos y la falta de presupuesto da como resultado lo siguiente:

No me digáis a mí que esto no es imaginación, desparpajo y ganas de recuperar una tradición, la de nuestros padres, la de nuestros abuelos, rota por una generación que no supo continuarla y recuperada por otra que la representa incluso fuera de nuestras fronteras.

Desde luego es para aplaudir lo que están haciendo estos chavales por Ibias, iniciativas como esta que no cuentan con el apoyo institucional de nadie y nacen por voluntad propia, sin beneficio para ellos pero beneficiando a todo aquel que pasa un buen rato viéndolos desfilar, merecen todo el respeto y admiración nuestra. No sólo son capaces de patearse las parroquias de Tormaleo y Taladrid sino que además lo hacen sacando sonrisas, desplegando cariño e ilusionando a los más mayores del lugar.

A mí no me queda más que añadir, me parece admirable como apostáis por la tierra que os vio nacer, viva la madre que os parió... y por muitos años mais!

4 comentarios:

su dijo...

Eyy aiqui tamos un ano mais andando por los pueblos de Ibias.Esos reises de Ibias recientemente recuperados! vamos muto lejos de pueblo en pueblo ya hemos chegado a internet!! buen reporaje Angel mutas gracias por dedicarnos un huequin a nosos reises.

Gonzalo de Suárez dijo...

¡Ánimo! hay que ir resucitando esas viejas tradiciones perdidas pero nunca olvidadas.

MARIA I. dijo...

Precioso reportaje y todo es poco para esos chavales, que recuperan esas tradiciones con tanto entusiasmo........saludos

Sr. Hessen dijo...

Préstame muito ver esti reportaxe, cuántas cousas por ya deprender,..., a ver si l´anu que vien podemos faer dalgo dende la escuela, hai que vinir a visitar a "os nenos ya as nenas". Un saludín.